¿En qué se diferencian el queso de cabra y el de oveja?

En España puedes encontrar productos de una fábrica de quesos artesanales elaborados a partir de la materia prima extraída de diferentes animales, como la cabra, la vaca o la oveja. Las diferencias entre el queso de cabra y el de vaca cambia sustancialmente y es apreciable, pero el saber distinguir entre el de cabra y el de oveja no es tan sencillo.

Diferencias entre el queso de cabra y oveja

Los quesos de cabra más populares son el rulo, el rocamadour y el tommes; mientras que en el caso de los de oveja, lo son el queso manchego, el pecorino, el Roquefort o la mozzarella. Entre ellos existen diferencias y para distinguirlos debes fijarte en los siguientes aspectos:

  • Aspecto: El queso de cabra es semiblando mientras que el de oveja tiene un aspecto más compacto. Además, este último es más denso y es más sencillo de cortar con el cuchillo que el primero.

  • Sabor: Tanto en un caso como en el otro nos encontramos con quesos que son fuertes e intensos. Sin embargo, el elaborado por una fábrica de quesos artesanales con leche de cabra tiene mayor acidez que el de oveja, que es más aceitoso.

  • Valor nutricional: El consumo de queso es saludable independientemente de cual elijas, pero a nivel nutricional también tienen diferencias. El queso de oveja es el recomendable para quienes buscan un queso rico en vitaminas y proteínas, lo que lo convierte en perfecto para favorecer el sistema nervioso y cardiovascular. El queso de cabra, por su parte, ofrece una mejor digestión, es rico en proteínas y bajo en potasio; y esto hace que sean especialmente recomendados para quienes padecen insuficiencia renal crónica.